lunes, 19 de diciembre de 2016

Unas píldoras de Voltaire para curar la ignorancia

¿Qué es más que una superstición creer que la sangre de San Ja­vier se derrite todos los años cuando la acercáis a su cabeza? ¿No se­ría preferible obligar a que se ganaran la vida diez mil holgazanes na­politanos, ocupándolos en trabajos útiles, que hacer hervir la sangre de un santo para divertirles?  Valía más que hicierais hervir su marmita.
¿Por qué bendecís aún en Roma los caballos y los mulos en Santa María la Mayor? ¿Por qué salen esas procesiones de flagelantes en Ita­lia y en España, que van cantando y dándose disciplinazos a la vista del público? ¿Creen acaso que el paraíso se conquista a latigazos?

(Voltaire)

La oveja feroz
19.12.16


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada