lunes, 16 de enero de 2017

Perez-Reverte reparte hostias en la Academia

En una de las últimas sesiones de la Real Academia de la Lengua, el autor y hombre de acción Arturo Pérez Reverte le propinó un sopapo mayúsculo a la ñ minúscula por no sé qué discepancia etimológica. También amenazó con darle un par de hostias al que propuso que se aceptara la palabra “almóndiga”, llamándole rastacuero, rabizo y colipoterro. Durante el mismo pleno llamó maricas a un desprestigiado miembro de la prestigiosa institución Y amenazó con repartir “estopa” entre los presentes diciendo que le tenían “hasta los cojones”. Dos miembros desconocidos que nadie sabe por qué pertenecen a la magna institución permanecieron escondidos debajo de sus asientos hasta que dos días después fueron descubiertos por la señora de la limpieza, la que da brillo y esplendor a los cromados de la Academia. Al despedirse de la sesión, Pérez-Reverte amenazó con volver en la próxima sesión con un florete de Alatriste y ensartar con él a quienes aprobaron palabras como “dotor” por doctor, “murciégalo” por murciélago, o “otubre” por octubre. Al final salió por la puerta mascullando palabras que algunos testigos creen que eran sinónimos barriobajeros por “maricas”.

La oveja feroz

16.01.17


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada