lunes, 2 de noviembre de 2015

Se descubre que Nostradamus era un fraude, lo cual también era una de sus predicciones.

Recientemente se han descubierto ciertos documentos del que fuera conocido como Nostradamus, el barbudo de las profecías. Los papeles estaban escondidos en un arcón de un antiguo palacio que habitó, y donde podía verse un cartel que decía: “Ojo, no mirar en el arcón”. Contra todo pronóstico, los dueños del arcón, unos seres medio autistas, en vez de reaccionar como indica la razón y abrirlo inmediatamente, hicieron caso del cartel y durante varias generaciones de idiot-savants, el arcón permaneció sin abrir hasta que una criada gallega, contratada por los actuales dueños de la mansión, lo vio y no pudo contenerse. Abrió el arcón, como era el deber de todo humano curioso, y se encontró con manuscritos de Nostradamus. El descubrimiento fue puesto en manos de investigadores que constataron que el susodicho Nostradamus era un fraude, que sacaba sus predicciones de un viejo Calendario Zaragozano que conservaba desde antiguo. Eso sí, en una de sus predicciones sin sentido decía que tal fecha como en la que se descubrió el arcón se descubriría que él fue un fraude como profeta. Que lo que a él le hubiera gustado ser es fontanero, pero que sus padres le dijeron que eso no daba dinero, que mejor la profecía. Así que el pobre hombre se agenció de un Calendario Zaragozano de la época, enrevesó con palabras sin sentido ciertas profecías, y a vivir que eran dos días.
            La comunidad erudita al cargo de los papeles no se ponen de acuerdo sobre sus dones proféticos, pues si bien confiesa que fue un fraude, el hecho de que acertara este último vaticinio les deja perplejos y en la duda. ¿La paradoja del adivino? Por cierto, en el baúl se encontró una nota manuscrita en la que se decía que España sería en el siglo XXI la primera potencia en corrupción del mundo. Para muchos esto confirma sus dones proféticos. Para el Gobierno actual eso demuestra su poca pericia pronosticadora.

La oveja feroz

02.11.15

No hay comentarios:

Publicar un comentario